Me subo al carro de la vida

Hubo un tiempo en el cual creí que mi vida era la música y la música era mi vida. Como casi siempre estaba equivocado. Lo cual no quiere decir que no me guste. Aunque en el fondo me gusta una música que no gusta o que disgusta a muchos.
Me da igual. Mi fortuna no sólo es la luna también son mis pasos.
Hay ocasiones en las cuales no tienes opciones, la vida pasa a tu lado y tú, o te subes al carro o te bajas. Y como le tengo cierto apego a la vida aunque es muy jodida a veces, prefiero subirme y seguir luchando. Aprenderé de los palos que nos endiña, me comeré al cielo si tengo hambre y beberé en los charcos si tengo sed y en mi retina guardaré tu silueta… siempre.
Me subo al carro de la vida porque no me queda otra y eso sí, espero que estés a mi lado por si sufro averías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s