Antes de la lluvia

 

El cielo se oscurece justo después de tomar el sol.

La tormenta se forma con el propio calor. Cuando las primeras gotas caen, el calor brota del suelo, el frío cae del cielo y nos quedamos en casa asustados, mirando el aguacero desde detrás de los cristales, las puertas cerradas, los corazones escondidos, el silencio emergiendo.

Y todos sabemos lo que va a pasar, será apenas unos minutos, un simple temporal, pero nos escondemos, nos callamos, nos hacemos cobardes hoy una vez más.

Y ¿qué pasa si me mojo un poco mis ropas o si quedan anegados mis pantalones? ¿Qué pasa si no me escondo, si alzo el rostro para recibir el impacto de las frías gotas, de la cruda lluvia? ¿Qué pasa si me resfrío por no huir como todos, por no sentir lo que sienten todos? ¿Quién de todos será el primero que me señalará con su dedo? ¿Quién será el valiente que tire la primera piedra a nuestro tejado? Siento curiosidad malsana por ver quién tiene güevos.

Se encienden los señuelos y se apagan los sueños, el futuro es incierto y el pasado se ha muerto, quedan recuerdos, recuerdos de mar y sal, recuerdos de otras noches de verano, reminiscencias de otras tormentas y otras lluvias que acarrearon otros miedos… ¿te acuerdas? Rainman que odiaba y temía a la lluvia, goteras en el alma, olor a tierra mojada, pero ya todo eso pasó, hoy son otras tormentas en otros mares y seguimos otorgando con nuestro silencio cómplice el beneficio de las tempestades.

Bien, sonríes, eso es que estás de acuerdo con mis efluvios, eso significa que la luna no solo me transforma a mí, también te roza a ti.

¿Te vienes a cantar conmigo bajo la lluvia? Vamos, deja que nos llamen locos los locos que se fingen cuerdos, deja que me sueñe Gene Kelly, suéñate tú Debbie Reynolds, vamos, baila, baila, baila, no seas aburrida, baila, baila, baila bajo la lluvia antes de la lluvia.

Y luego escampará, ya lo verás, todo pasará como un mal sueño, como un buen sueño, nos crecerán los enanos y nos sacarán de pobres y dentro de unas cuantas lunas nos reiremos recordando, nos recordaremos riendo, nos reiremos recordando el silencio y tiraremos el paraguas a la basura porque ya no nos asustará la lluvia ni el recuerdo de su silencio, ya no nos mojará el miedo ni se nos secará el huerto.

Pasearemos entre árboles que tendrán sus troncos grabados de iniciales de los enamorados y grabaremos las nuestras en el más vetusto de los castaños y en nuestro bosque no habrá lluvias de silencio, ni soles sin misterio y al mirarnos a los ojos, sin decirlo nuestros labios, compartiremos recuerdos de nuestros callados secretos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s