Días de perros

Era San Ildefonso y ese era el día elegido, un día que siempre le traía suerte. Se preguntaba si había sido él quien había elegido el día o fue el día quien lo había escogido a él. El caso es que siempre le traía buena suerte.

Bueno lo de siempre quizá era un decir, un suponer. Hace dos años, fue para San Ildefonso cuando descubrió aquel bulto en su garganta. Acababa de cortarse el pelo y no había visto nada en la media hora que había estado mirándose despojar de sus guedejas frente al espejo. Al salir de la peluquería se fue al trabajo y al salir del coche, vio en el retrovisor algo que no encajaba, un bulto que no estaba allí antes, que no debería estar allí ahora.

Odiaba a los médicos, tardó tres días en ir al médico, pasaron seis meses hasta que aquella pesadilla pasó. Pasó un año y volvió a ser el día de San Ildefonso, ¡qué jodios son los ciclos! Se fue a cortar el pelo y bromeó con su peluquero sobre lo ocurrido hacía justamente un año. Al salir de la peluquería se fue al trabajo y se dio cuenta de que no tenía trabajo.

Odiaba al paro, tardó tres días en apuntarse, pasaron seis meses hasta que aquella pesadilla terminó. Terminó el año e inevitablemente le sucedió otro, llegó San Ildefonso de nuevo, la fecha de nacimiento de uno de los personajes de sus libros, ¡qué cíclicos son los años! Dudó, pero se miró al espejo, su pelo estaba largo, demasiado largo. Las pesadillas habían vuelto y venían pobladas de fantasmas, tal vez si se cortaba el pelo los mechones cercenados arrastrarían de su mente, de su corazón, de su alma, los malos sueños. Un chute de pereza o de somnolencia o de insolencia.

Así lo hizo, se cortó el pelo, las ondulaciones desaparecieron de su testa, al salir se fue al trabajo pues tenía un trabajo, de mierda, pero trabajo. No pasó nada, no se encontró bultos sospechosos ni se vio abocado al desempleo, ningún espejo le devolvió su imagen invertida. Nada, todo bien, todo perfecto. Las pesadillas desaparecieron, de vuelta a casa regresaba contento; puso música, su música; apareció un grupo, su grupo; salió una canción, su canción; entonces supo que no tardarían en volver los días de perros.

Puta tristeza, vieja soledad, agria apatía, tormentas, rayos, truenos y el puto frío. Quedó tocao, pero no hundido y aunque algo jodido decidió ponerse en pie, hacer las paces consigo mismo, volver a quererse, volver a querer, salir de su encierro y aprender a ganar aprendiendo a perder. Coserse al suelo para no soñar que volaba, secar sus alas mojadas de tanto albergar temporales, descansar de la humedad y del tufo que deja el querer cuando se pudre y lo cubre la herrumbre.

Decidió aprender a ganar aprendiendo a perder, decidió aprender a sentirse bien con el pelo largo. Decidió dejar de andar sintiéndose el tipejo gris de detrás del espejo. Decidió dejar de ser el hombre del traje gris…

¡Ah, no, coño, que esa no es de Sinkope, que es de Sabina!

El día de San Ildefonso de 1256 nació un personaje histórico famoso, ¿sabes quién? Al primero que responda bien a esta pregunta con un comentario y además sepa qué canción talismán de Sínkope es la que suele cerrar sus conciertos le regalaré un ejemplar de mi última novela, El castillo del Águila.
Solo serán válidas las respuestas que se publiquen en este blog, no valen las de FaceBook ni las de Twitter.

Anuncios

25 comments

  1. Alfonso Pérez, mas conocido como Guzmán el Bueno, nació en León un 24 de enero de 1256, día de San Ildefonso.
    Recientemente la última canción de los conciertos de Sinkope suele ser Vitografía, aunque no creo que sea está la canción fetiche por las que se pregunta, sino la que lleva por nombre En tarros de miel.

    1. Correcto, pero con Autovitografía no termina, algunas veces, como en la sala Penélope el año pasado, empiezan con ella. Has ganado, pero como tienes los libros renuncias a tu premio y pasa turno al siguiente.

  2. Guzmán El Bueno,sería el personaje por el ke yo me he ganado un libro,por ke lo de la canción mu dificil no ha sio,no puede ser otra ke “en tarros de miel”,aunke kizá hayas asistido a algún conci de ésta última gira y hayan acabado con el hey you! de los beatles.Mi respuesta es Guzmán El Bueno y En tarros de miel

    1. Correcto, Goyo, eres e ganador de un ejemplar de El castillo del Águila que te entregaré el día 28 de febrero en el conciertazo de Sinkope al cual asistiremos, un abrazo y gracias por pasar por mi blog.

  3. Hola Ángel:
    Pero que original eres. Me gusta tu relato 👍 y tu idea.
    Voy a ver:
    El personaje:
    El personaje: Guzmán el Bueno.
    La canción: En tarros de Miel.
    Un beso.

  4. Hola Ágel! El personaje es Guzmán el Bueno y la canción de Sínkope es “En tarros de miel”. Hace mucho que no nos vemos pero te sigo la pista! Saludos!

  5. No tendría Alfonso Pérez de Guzmán un bulto en su garganta, pero sí quedó un nudo en ella cuando perdió a su hijo menor en 1294 ante los muros de Tarifa.
    Lógico ante vida tan cruel buscar la dulzura “en tarros de miel” del grupo sinkope….tantos años después….

    1. No solo correcta la respuesta,además añades el dato histórico de la pérdida de su hijo, asesinado con su propio puñal, y además haciendo referencia al relato y enlazando con la canción. Un diez, Raquel, suerte en el sorteo.

  6. Intenso e inquietante. Cíclico como bien has dicho, un bucle que no termina… de casualidades con respecto a una fecha concreta, el día de San Ildefonso, día en el que el protagonista siempre me acuerda de años anteriores y al fin y al cabo sirve para recrearse un poco en sus temores y en sus miserias, de una vida gris y triste que nos deja mas sinsabores que alegrías. Me gusta el relato… y reconozco que no tengo ni idea de quien es el personaje, ya me dirás!!. Un saludo. Gerardo

    1. Gracias Gerardo por tu comentario. Lo he publicado porque no das respuesta, pero debo decir que ya hay un ganador y que todavía queda plazo para participar en el sortoe del segundo libro. Te diré que el personaje es aquel cuya vida se refleja en mi último libro. Un abrazo.

  7. ¡Cómo sabes echarle salero y pimienta a tus relatos!

    … Nasquió Don Alonso Pérez de Guzmán mio señor, i padre, segund que en sus escrituras yo fallé, dia de San Ildefonso a veinte i quatro de Janero era de mil doscientos e noventa e quatro año 🙂

    Uno de mis sueños es entrar y perderme en el Palacio de Medina Sidonia en Sanlúcar de Barrameda en cuyo ducado este señor puso la primera piedra…. Angel, deberías escribir una novela sobre la Duquesa roja… Ahí dejo el guante echado.

    Lo de la música es más complicado, pero cuando “guguelizas” Sínkope te pone automáticamente “Tarros de miel”

    ¡Un abrazo y gracias!

    1. Muy buena respuesta y muy sincera al reconocer que has “guguelizado” para conocer la canción. Como visita te recomienzo también Tarifa, plaza que defendió hasta lo insaciable, y Santiponce, en cuyo monasterio están los restos de Guzmán y de su esposa. Gracias Isabel, suerte en el sorteo, besos.

    1. Sí Juan, el Bueno, yo no conozco a ningún Guzmán el malo, el malo era aque´que arrebato la vida de su hijo, el infante Don Juan. La respuesta es incompleta, te falta eltítulo de la canción que como ya habrás visto era En tarros de miel.

  8. Hola! Estoy buscando tu libro de “tiempos de cerezas” en el
    Corte ingles de sol y no lo encuentro. Es para un regalo el sábado. Me gustaría saber donde encontrarlo.Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s