Ángel caído.

d9955d85bea18e8c8700c070692ad2a0

Por supuesto, si las novelas que soñé y pensé no existirán, menos todavía existirá mi poemario: “Cielo”.
De lo que pudo ser, de una colección de ángeles, he elegido un Ángel caído.

Cuando el orgullo
o las circunstancias
o la adversidad
o el miedo
obligan a vivir con otro nombre
que finalmente descubres que no es el tuyo,
te obligan a vivir una vida
que no es la tuya
y el amor se llena de vacío,
o viceversa.

Cuando la muerte no es el fin
sino el olvido
te sientes un ángel caído,
incapaz de levantarte.

ÁNGEL CAÍDO

Al final de la batalla muerta.
Muerto el soldado,
exterminado el hombre,
caído el ángel caído.

Todo perdido,
el cielo
la vida,
su sombra,
su nombre,
sólo queda muerte
y, aún cadáver sigue sangrando,
muriendo,
de hastío,
de olvido.

La fábrica de sueños eclipsada por el humo
la factoría de vida…
prohibida.

Y yo viviendo en tu nombre,
sobreviviendo tu vida
abrazando tu mala suerte.

Atravieso mis sombras
cruzando tus cumbres.
Caminando mientras me ames.
Amando cuando me llames.

Ángel sin nombre
abatido en adjetivo superlativo,
contemplándote sin fuerzas,
yerto
caído.
Viviré con tu nombre en los labios
morirás con tus labios en los míos
te llamaré desde el miedo
arrojado del cielo
volverás entre humo
y me encontrarás…
Vacío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s