Adíos papá

 

Adíos papá

No hace mucho tiempo, se instalaron frente a nuestra casa.

Al principio causaron mala impresión en el barrio y en nuestra familia, más tarde, cuando ya nos habíamos hecho una composición de lugar precipitada, nos dimos cuenta de que la música era su obsesión. Tenían un conjunto de rock. Ella cantaba, él era guitarrista, su hijo percusionista. Eran ruidosos y no obstante discretos, a una hora prudente la música dejaba de sonar.
No hace mucho tiempo, empezaron las discusiones.
Al principio nos asustaron las voces. Terminaba la música y empezaban los gritos, al final iba a resultar cierto que la música amansa a las fieras. Como mínimo las enmudece. Tras la música, voces, insultos, sollozos, golpes. Pero al día siguiente los veíamos juntos y felices tarareando melodías, soñando conciertos nada había pasado. Había pasado lo que hubiera pasado y se había olvidado.
No hace mucho tiempo, llamamos a la policía.
Al principio fue lo de siempre, lo acostumbrado. El hijo cantaba sin cesar una canción popular: Adíos papá, adios papá, consiguenos un poco de dinero más. Luego la discusión se tornó altercado violento. Entonces nos asustamos y dimos el aviso de urgencia.
No hace mucho tiempo, se la han llevado los agentes…, detenida.
Al principio no podíamos creerlo. A él lo sacaron en camilla, tapado, quieto, silente…, muerto. El hijo ha desaparecido, la policía no lo encontró en casa. Nosotros sabemos que estaba dentro, lo escuchábamos cantar momentos antes de que la tragedia se desencadenara. Ya no está. Se ha desvanecido.
No hace mucho tiempo, las autoridades precintaron el piso.
Al principio todo fue silencio. Nos gustaría decir que todo lo sucedido fue una pesadilla ya terminada, no obstante, a ratos, entre redobles de tambores secos como disparos, y rasgueos de guitarra desesperados como un lamento, escuchamos una voz cantando a pleno pulmón en un concierto eterno: Adíos papá, adíos papá, consiguenos un poco de dinero más…, más dinero.
Quizá uno de los desaparecidos ha regresado.
El asesino o el asesinado ha vuelto para quedarse.

Anuncios

2 comments

  1. Adiós papá… al leerlo y ver como has encaminado la historia te diré que creo que puedes sacarle mucho rendimiento y tienes una buena base para hacer un relato corto. El microrelato se me hace muy breve y creo que los personajes pueden dar mucho de sí. Nuevos vecinos, extraños y poco sociables que se instalan cerca, la gente habla, nadie sabe quienes son y a que se dedican… tu microrelato sirve de perfecto germen.

    Un saludo.
    Gerardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s