Miedo a la oscuridad

 

Soy un hombre que camina solo atravesando tormentas aunque me aseguraron que jamás caminaría en soledad.

Me desperté una mañana con el ánimo enardecido abrazando una almohada robada. Percibí tenues rayos de sol filtrándose a través de las hendiduras horizontales de mi vida. Con un bostezo perezoso comprobé que era el día y pronto sería la hora.

Tenía algo que hacer, una cita, y mi mente libraba una cruenta batalla. No debía ilusionarme, ni tampoco desilusionarme. Debía ir y confiar en que la otra persona fuera o estuviera ya allí, en el parque, donde hace… hace mucho, no recuerdo cuanto tiempo, habíamos quedado.

Y no podía evitar el miedo. Miedo a la ausencia, miedo a la soledad, miedo al miedo y miedo a la oscuridad.

Fui al parque, el sol brillaba, iluminaba a los árboles, pero todos tenían la muerte grabada en sus ojos, en sus ramas. Las iniciales grabadas en sus troncos no eran de adolescentes enamorados sino de fantasmas.

Caminé toda la mañana y también parte de la tarde. Aquel con quien me había citado no venía. Claro, habíamos concertado la cita tantos años atrás que tal vez la olvidó. Quizá incluso la habíamos cancelado en alguna de nuestras reyertas y yo no lo recordaba, ya sabes, la edad, la avanzada edad, tiene esas cosas.

Caminé toda la tarde y también parte de la noche. En la oscuridad había alguien, oculto, lo presentía, sé que me observaba y quien fuera conocía mi fobia al silencio y a la oscuridad.

Era tarde, me sentía extraño, cansado…, llevaba todo el día caminando, sin comer, sin beber, sin sentir, sin ser, casi sin respirar, teniendo miedo de que llegara el ocaso, el declive, la oscuridad, terror de que me sorprendiera solo a solas con mi temor.

Y ya había llegado, estaba todo oscuro, el parque silente y vacío, como yo. Me derrumbé en el banco que era el lugar de la cita a la que había ido en balde, mis dedos temblorosos rozaron su húmeda madera astillada y mi piel se erizó al mismo tiempo que la suya.

A mi mente vino una canción que hablaba de una cita a la que ambos citados faltaron, aquella noche que fallaste tampoco fui a la cita yo, eso diría si había oportunidad de hablar con quien me había plantado.

Escuché sigilosos pasos hollando en la noche, percibí inquietantes sombras a mi alrededor. No quería volverme, sabía que había alguien allí y no obstante cuando no puede resistirme más y me giré…, no había nadie.

Y entonces sucedió.

La oscuridad y la luz, la luz y la oscuridad, tanto monta, monta tanto, entraron en perfecta conjunción y en absoluto equilibrio.

Y ella apareció, repleta de flores, prometiendo aromas dulces y sabores almibarados, regalando colores, alegría y sabiduría. Ella apareció, traía libros bajo el brazo, música en sus hombros, y lienzos en sus retinas, portaba historias que contarme, canciones que cantarme, y cuadros para pintarme, venía con la maleta cargada de limpieza, armonía, libertad. Y vida.

A las cuatro y media de la madrugada apareció, justo a tiempo, vino al parque donde habíamos quedado, acudió a la cita concertada cuando yo ya no la esperaba.

Y barrió el miedo a la oscuridad, encendió una tenue luz suficiente y equilibrada, la luz de la esperanza.

– Gracias por venir- pude balbucear a duras penas henchido de felicidad.

– No podía faltar- me respondió la primavera-, teníamos una cita.

Y me abrazó con toda su ternura la última primavera de mi oscuridad.

Anuncios

4 comments

  1. Todo sensibilidad. El miedo y el recuerdo se entremezclan muchas veces y no se sabe donde empieza uno y donde termina otro…

    1. El miedo a la oscuridad es el miedo a lo desconocido. El recuerdo nos ayuda a combatirlo pero algunos recuerdos son amargos y nos da miedo recordarlos, pero al final siempre acabamos abrazados a nuestra última primavera, la mejor, la más bella, con la que hemos concertado una cita y la que mejor recordamos. Gracias, amigo Gerado, un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s