Ahora, como cada treinta de junio

Imagen 011 - copia

 

 

Ahora que no tengo tiempo de nada, ni de pensar, ni de hablarte, ni de pedirte consejo…

Ahora que por ti el tiempo no pasa y a mí me castiga sin piedad.

Ahora que hace ya casi un año, un año sin ella y veinticuatro sin ti.

Te dije que peinaras tus cabellos de plata con brillantina y que buscaras en tu cielo su sonrisa y ese espejo.

Te dije y te digo tantas frases y palabras ahora. Ahora que ya hasta las frases y las palabras me faltan y me sobran, como los reflejos.

Te advertí de que faltaba poco para la cita, no estaba equivocado, poco más de un mes tardó en producirse.

Ahora vosotros estáis juntos celebrando tu cumpleaños allá arriba y nosotros nos bebemos vuestra ausencia aquí abajo.

Ahora que no dejo de preguntar, me pregunto si mis lágrimas son por ti o por ella.

Ahora me pregunto: ¿quién se acordará de ti cuando yo muera?

Ahora que no tengo más que preguntas sin respuesta me respondo con tu silencio y en silencio me duermo recordándote, viendo tus ojos…, tus ojos…, tus ojos…

Ahora que abro el armario para cambiar la ropa de temporada me encuentro con tus camisas, y me las pruebo, y me quedan bien, y me pongo tu reloj…, y me siento tú, y me siento sin derecho a sentirme tú.

Ahora que repaso tus fotos casi sin llorar aparece esa de hace veinticinco años, quién me iba a decir a mí cuando nos la hicieron que esa instantánea, que ese momento dulce y feliz estaría en vuestra tumba, que presidiría vuestra eternidad.

Ahora que me duele tanto todo, lo que callé, lo que dije, lo que pensé y conté de otra forma, ahora que ya no duele tanto el recuerdo sino el tiempo, el tiempo perdido que no volverá, el tiempo pasado que no volverá, el tiempo sin tiempo que no pasará.

Ahora que estás tan alto, tú que tenías vértigo.

Ahora que hace un año que te regalé lo que jamás quería regalarte, me alegro de haberlo hecho. Tú, como siempre hacías aquí abajo, habrás convertido lo oscuro en bello, lo triste en correcto, lo incierto en brillante.

La habrás hecho feliz una vez más, habrás pintado su sonrisa de magia, habrás hecho realidad sus sueños, y en silencio le habrás demostrado tu cariño…, tu amor.

Cuídala y cuídate; cuídate y cuídala.

Un año más, como cada treinta de junio, felicidades, Ángel del cielo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s