En el final de los días

 

Lo supiste muy pronto, desde siempre ame a las tempestades, he sembrado melancolías y he tendido a suicidarme sin excusas.

        Desde siempre he estampado mi nariz en el gélido cristal de una ventana, anhelando veranos mientras mi voz estentórea entonaba canciones de invierno, he regado jardines ajenos con lágrimas propias y he caminado desiertos descalzo de cantimploras.

      Desde siempre mis labios han errado sin reposo, he conducido barcos de cristal contra los arrecifes y he patinado sin red por las nieves más cercanas al abismo.

         Desde siempre he tenido sed de champagne y me he quemado al sur de tu cintura, he diseñado ciudades azules e implorado robustas columnas que las salvaguardaran como piernas particulares sin ambages en jardines públicos.

       Desde siempre he sido un vetusto molino junto a un río turbio que recordaba aromas de higueras soñadas, he admirado a la luna envidiosa y he envidiado a las estrellas admiradas.

        Y es que eran otros tiempos, lágrimas de impaciencia y urgencia de hondos fracasos hasta que un día, a medía tarde, llegaste tú, mi vida, a mi vida. Y aceptaste ser la reina de un territorio baldío y de un rey baldo que abdicó por un día.

    Subimos la empinada escalera poblada de arañas negras en todos los rincones, trepamos luchando por ganar cada peldaño y conquistar cada rellano. No sabíamos dónde nos conducía el camino pero intuíamos que con cada paso se construía, sabíamos que juntos lo conseguiríamos.

     Inventamos una bandera con violines y sin cañones, la diseñamos con nubes y sin palacios e izándola todos los días nos hicimos alquimistas de nuestros destinos y cambiamos hierros por diamantes. Si la luz se apagaba en mitad de un tramo encendíamos con amor una lámpara de plata que nos ayudara a avanzar hasta el siguiente interruptor.

      Y así fuimos llenando de vida nuestros días y de sonrisas nuestras penurias, contando los pasos hasta llegar al final de la escalera y el principio del precipicio. Los años nos cayeron despacio, surcados de cicatrices nuestros cuerpos y de recuerdos los cerebros, algunos lugares marcaron nuestros días y algunos días marcaron nuestras almas.

    Ahora, oculto en mi trinchera trago saliva y cuando recuerdo me acuerdo de tu sonrisa, de tu infinita paciencia, de las veces que saltamos los muros con los pies descalzos, de profundos lagos de agua gélida que atravesamos desnudos, de rayos que esquivamos sin que nos causaran heridas sus tormentas…

            Cuando recuerdo miro hacia atrás y me acuerdo de besos de tus labios; de miradas de tus ojos; de abrazos de tus brazos; de un nombre escrito en la pared, el tuyo que es el mío y de la certeza de que solo tu recuerdo perdura en el final de mis días.

 

Anuncios

2 comments

  1. “…he conducido barcos de cristal contra los arrecifes…” el poder de las palabras, es de una belleza contundente, afilada… barcos de cristal, nada tan frágil, nada tan significativo en el amor… barcos de cristal… los arrecifes. Hay gran cantidad de frases que podría subrayar, pero tú has resumido perfectamente este adagio con tu final “… solo tu recuerdo perdura en el final de mis días”. Un abrazo señor Utrillas, una vez más has sido capaz de volver transparentes los sentimientos…

  2. Cuando uno se hace mayor y ve más cerca la meta que la salida mira a su alrededor. Recuerda que tuvo muchos amigos y mucha gente conocida cerca pero al final, a su lado están los de siempre, la persona de siempre, quien ha luchado a su lado a brazo partido y solo su recuerdo perdura y perdurará en el final de los días. Los demás solo fueron fugaces espejismos.
    Un abrazo para ti, Gerado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s