Mis otros libros

recuerdos-de-lluvia-y-cierzo-9788415172321

Recuerdos de lluvia y Cierzo, otra gran desconocida, una colección de 17 relatos con mucho corazón y mucha verdad en ellos.

judith y holofernes

Judith y Holfernes se conocieron virtualmente en un chat de internet. Se citaron a ciegas. Iniciaron una relación apasionada. Nunca supieron sus verdaderos nombres, siempre fueron Judith y Holofernes. Dicen que del amor al odio solo hay un paso, entre Eros y Tánatos apenas una débil frontera que es muy fácil cruzar. No te pierdas esta aventura y ten cuidado, nunca se sabe quien hay detrás de un nick en un chat.

La profecia del silencio

“CAPÍTULO XLVIII “LA PROFECÍA DEL SILENCIO” (FRAGMENTO)
Gritos de dolor.
Durante mucho tiempo se oyeron gritos de dolor en la pequeña habitación del hospital donde Morales sufría en silencio mientras Rosa ponía a prueba la potencia de sus pulmones, más tarde prosiguieron lamentos amortiguados por la anestesia epidural y en el paritorio, luego cesaron y cuando el silencio creyó vencer al sonido y comenzó a elucubrar su profecía, el llanto de un niño rompió su hechizo y lo impregnó de vida.
El silencio quedó impregnado de vida.
Ángel Utrillas.
_______________________________________________________________________
Una servidora, que siempre se ha considerado lectora por encima de todas aquellas palabras que sea capaz de juntar, unir, enredar o simplemente escribir, se queda con este pedacito de gloria tras haber “devorado” dos novelas más que recomendables. En mi defecto o capacidad para estrujar al máximo los sentimientos y reducirlos a su mínima expresión, he aquí el párrafo que define
perfectamente para mí el sentido de la historia. En el instante preciso en el que tomamos conciencia de que es una parte de nosotros mismos. Donde las voces pasadas vienen a contarnos su sufrimiento y decidimos aceptar que las injusticias aún pueden doler tras el paso de los años. Allá por los tiempos
pasados y presentes (equilibradamente contados por el autor) vagan sombras doloridas y devastadas por una crueldad que ni siquiera hoy en día es capaz de desaparecer. Sentimientos y escalofríos que no aparecen en los libros de historia más preciados. Almas de hoy, de ayer… las mismas, arrastrando los mismos esquemas, las mismas ganas de gritarle al silencio para que todo aquello que se profetice sea siempre un canto a la vida.
Nada más que deciros. La sensación más grande la guardo para mí. La amistad con Ángel es de sobra conocida por todos vosotros, pero os aseguro que en ningún momento ha subjetivado mi opinión sobre sus obras. Tan recomendables para los amantes de la historia como para los que adoran la sensibilidad de lo escrito.
Más palabras sobrarían.
Gracias por su amistad Sr. Utrillas, por sus letras elegantes y precisas y sobre todo por aquello que reza en su dedicatoria de mi ejemplar…. por una larga amistad.
Ana María Arroyo

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Gritos y risas cuyos ecos reverberan eternos por los desiertos pasillos. Portazos, música y voces anónimas de ultratumba. Angustia y terror. La novela Silbando en la oscuridad, contiene muchos de los elementos de una obra que
aspira a provocar intriga y tensión. Estertores guturales que parecen proceder del fondo de una ciénaga, telarañas enormes en la penumbra, osarios y criptas misteriosas, componen un escenario bien dibujado y eficaz.
El antiguo convento del Madrid de los Austrias que Ángel Utrillas, utiliza como fértil territorio narrativo es una excusa perfecta para desplegar a través de dos tiempos distintos – 1623 y 1999 – una historia en las que las hogueras de la inquisición y las profecías de Nostradamus conviven en armonía con la oscura tarea de un vigilante nocturno que recita para sí un fragmento del cantar del Mío Cid. Un vigilante que silba en las tinieblas del abismo, resignado a morir
o a vivir en una pesadilla sin fin y convence al lector de que esta extraña novela ha sido una buena elección.
Josep Pastells

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s